Hacer jabón en casa puede ser muy sencillo. Además de ahorrar dinero y de usar un jabón más natural estamos reciclando el aceite usado. Los usos que puedes dar a este jabón casero artesanal son muchos, como por ejemplo se puede utilizar para la ducha, lavar el cabello, para la lavadora y lavar la ropa a mano, para las manos o incluso para fregar los suelos. En Ecoagricultor nos enseñan cómo hacerlo.

119

Ingredientes para hacer jabón

  • Agua tibia > 700 ml
  • Sosa cáustica > 265 gr
  • Aceite de oliva virgen extra > 2 litros

A la hora de hacer jabón artesanal debemos tener una precauciones mínimas, como por ejemplo no usar utensilios de aluminio, optar por los de madera o plástico resistente. Debemos hacer el jabón en un lugar que esté bien ventilado y ponernos unos guantes y gafas.

Pon el agua tibia en un barreño de plástico duro o de madera y poco a poco ve echando la sosa y moviendo con un palo o cuchara de madera. Irás notando que la temperatura del agua va subiendo, puede llegar incluso a alcanzar  los 90ºC, por lo que ten precaución en este paso.  Debemos mover bien para asegurarnos que la sosa está totalmente diluida en el agua y luego lo dejaremos reposar para que baje la temperatura. Esperaremos unos 30 minutos.

natural-soaps.jpg

Una vez que el agua está a temperatura ambiente vamos añadiendo el aceite despacito y en pequeñas cantidades mientras al mismo tiempo vamos moviendo la mezcla en círculos. Verás que poco a poco la mezcla se va volviendo más densa y va tomando más cuerpo. Sigue moviendo hasta que veas que va costando seguir dando vueltas con el palo y que tiene una consistencia de natilla. Si quisieras añadir algún detalle al jabón, como por ejemplo unas flores, aceite esencial, arcilla o pulpa de aloe vera, ahora sería el momento de hacerlo.

Con cuidado vertemos la mezcla en los moldes, si son de silicona mejor porque así se desmolda muy fácilmente, los cubrimos y envolvemos bien con film transparente y lo dejamos en un lugar seco fuera del alcance de niños. A las 48 horas ya se ha endurecido el jabón y ya se puede desmoldar y cortar.

El último paso es dejar “curar” el jabón para que finalice el proceso de saponificación y así la sosa sea totalmente inocua para su uso. Coloca los jabones ya cortados en una bandeja de rejilla y sobre un papel en un lugar sin luz directa y fresco. Cada dos días dale la vuelta a los jabones para que se vayan secando de forma homogénea. Una vez que dejamos el jabón curar durante 4 semanas este jabón es totalmente apto para usar.

Podemos hacerlos de aloe vera, de lavanda, de caléndula, de menta, de canela, de limón e incluso de chocolate. Hay multitud de posibilidades para todos los gustos y para todo tipo de pieles. Os animo a que lo proveis. Son estupendos para la piel, dejan un agradable olor y quedan muy bonitos en vuestro cuarto de baño.

 

Meli Bergillos Pérez

Marketing y comunicación

 

Imágenes www.soaprecipes101.com ; www.hogarmania.com ; www.hacerjabones.es ; manualidades.facilisimo.com ; apumpkinandaprincess.com

 

 

 

Anuncios